You are currently viewing Contrato de Servicios Vs Contrato de Trabajo

Decidir si contratar por medio de un Contrato de Servicios Profesionales o un Contrato Individual de Trabajo es un dilema que muchas Empresas en Guatemala enfrentan.

La creencia es que la primera opción es la más “beneficiosa”.

Sin embargo, esto puede resultar siendo lo más contraproducente si lo que se pretende es contraer una relación de trabajo, pues usualmente la estrategia a adoptar es la de elegir por el contrato de servicios con el fin de evadir obligaciones laborales.

Es importante conocer la diferencia entre cada uno de los contratos.

Este artículo de ninguna manera pretende sugerir la sustitución del contrato de servicios por uno de trabajo si lo que existe, en efecto, es una relación civil y no laboral.

Es decir que existen casos en los cuales el contrato de servicios profesionales debe ser la primera opción.

En consecuencia la pregunta es :

¿Que contrato debo suscribir ?

Para responder esta pregunta, primero, es importante definir que es un contrato individual de trabajo (relación laboral) según el artículo 18 del código de trabajo.

“Contrato individual de trabajo, sea cual fuere su denominación, es el vínculo económico-jurídico mediante el que una persona (trabajador), queda obligada a prestar a otra (patrono), sus servicios personales o a ejecutarle una obra, personalmente, bajo la dependencia continuada y dirección inmediata o delegada de esta última, a cambio de una retribución de cualquier clase o forma…”

Partiendo de este concepto, es necesario calificar si el servicio que me prestan es de carácter laboral o civil (servicios profesionales).

En el contrato de trabajo se cumplen 3 características principales:

  • Dependencia continuada (prestación de servicios personales de manera continua, cumpliendo con un horario obligatorio y días asignados de trabajo, de lunes a viernes por ejemplo).
  • Dirección inmediata (órdenes de un jefe de cómo desempeñar el servicio personal)
  • Retribución (contraprestación económica)

Si una vez hecha la calificación, se cumple con estas tres características, estamos frente a una indiscutible relación de trabajo, lo cual implica cumplir con todas las disposiciones de trabajo de nuestro ordenamiento jurídico nacional (bonificación anual, vacaciones, bonificación incentivo, aguinaldo, ventajas económicas, indemnización si procede, entre otros…).

Por otro lado, si una persona está prestando un servicio personal a cambio de una retribución pero, por ejemplo, no existe una dirección inmediata y una dependencia continuada, el contrato debe y puede ser de carácter civil (contrato de servicios ).

Muchas veces, a pesar de este principio contractual, las empresas insisten en continuar trabajando bajo la figura civil del contrato de servicios profesionales.

Esta mala práctica es denominada como “simulación de contrato”, en la cual se simula o se oculta una relación laboral por una civil.

Para el efecto se detalla continuación…

Las desventajas de esta mala práctica (Simulación de Contrato).

  • Multas por la Inspección General de Trabajo:  Esta institución tiene la facultad de imponer sanciones monetarias por falta de incumplimiento del Código de Trabajo, entre esas está la de no suscribir contratos de trabajo cuando corresponda.
  • Indemnización: La simulación de trabajo no libera del de pago de la indemnización por despido injustificado, gasto que probablemente no se tenía previsto por la empresa al momento de suscribir un contrato de servicios.
  • Ajuste Salarial: Derecho del trabajador de solicitar el pago retroactivo de la retribución económica que dejó de percibir por no reconocerle los derechos de trabajo (salario mínimo, horas extras, bonificación anual, bonificación incentivo, aguinaldo, ventajas económicas, indemnización si procede, entre otros…).
  • Incumplimiento Legal: Más allá de la simulación de contrato, la empresa está incurriendo en incumplimiento de la ley

Conclusión:

Hoy en día la simulación contractual no es una estrategia efectiva. Cumplir con la ley reconociendo los derechos de trabajo debe ser visto como una inversión monetaria y de cumplimiento legal, pues se puede observar que evadir obligaciones el día de hoy repercuten gravemente en el futuro.

Nunca es tarde para reorganizar el aspecto laboral de una empresa, si la intención es cumplir con los deberes legales del empleador es importante ordenar este aspecto lo antes posible y darle la salud legal y económica que toda empresa merece y necesita.